jueves, 1 de abril de 2010

EL SUSTO DE IBERDROLA



Dices tu de sustos... el susto que me llevé yo la semana pasada, que vuelvo de viaje y me encuentro la factura, ahora mensual, de Iberdrola, la abro, veo el importe y casi me da algo, ¡¡casi 156 euros!! cuando lo normal es que venga pagando unos 45 euros al mes (que cosas que eso era lo que pagaba antes cuando la factura era cada dos meses... con lo cual ahora pago el doble consumiendo lo mismo).


Tuve que leerlo varias veces para ver, que no me había equivocado al leer la cifra y además, me ponía que era la lectura "real" no la "estimada".

Ya puestos a pensar que podía pasar para que me pasaran ese dineral de factura, pensé que algún vecino me podía haber "enganchado" la luz (lo cual en mi comunidad tampoco era muy descabellado) y estaba tirando de mi contador y ya me veía reclamando ante la OCU y sin que me devolvieran el dinero los de Iberdrola, que una vez pagado...


Así que bajé al cuarto de contadores con una linterna (sin luz que andamos en el cuarto de contadores de "la luz", que ironía) y la cámara de fotos por si acaso, localicé mi contador y ya vi, ¡que se habían inventado la cifra del contador los de Iberdrola! porque es que además tampoco podía coincidir con el contador de ninguno de los otros vecinos. Así que en vez de marcar 73290 kWh como me habían puesto en la factura que habían contabilizado, marcaba 72441 kWh y además yo acababa de venir de viaje, o sea que era eso más o menos lo que debía haber marcado cuando "supuestamente" vino el "contabilizador oficial" de Iberdrola a "apuntar" la cantidad que le dio la gana (eso si vino). Esto si entraba ya, claro está, dentro del gasto normal y de la curva mensual de gasto lógico.


Inmediatamente llamé a Iberdrola para reclamar el "error" y gracias a Dios, no hubo problemas, le di la lectura real a la operadora y me dijo que en vez de los 156 euros que me habían pasado erroneamente, me cobrarían 34 euros que era el gasto real y el resto del montante, 122 euros ya cobrados por domiciliación bancaria, me lo devolverían en el plazo de 15 días (que eso espero). Tampoco os vayáis a creer que hubo disculpas de ningún tipo, pero con que me devuelvan mi dinero... Claro que si tragas, eso que se llevan.


Así que mucho cuidadito con la facturación de Iberdrola, que en este caso me di cuenta porque la facturación era desorbitada (más de lo normal) e imposible, pero si te lo van colando en pequeñas cantidades ni te das cuenta.

Yo ahora, al darme cuenta de esto, he optado por bajar cada mes a la sala de contadores para comprobar si lo que me marca Iberdrola en la factura es correcto. Os sugiero que hagáis lo mismo.


Pero vamos que esto bien podía haber provocado un infarto a más de uno.


¡Ay qué mundo!