viernes, 21 de agosto de 2009

FOTOGRAFÍA: SERIE NUNCA MÁS

"El trabajo os hará libres"
Verja de entrada al campo de concentración Sachsenhausen, Berlín.
Que nunca vuelva a suceder esto, a ningún pueblo, ni raza,
en ningún lugar del mundo.
Realizada por David Hernández Mejías


Encaminándose al final y al dolor.
Realizada por David Hernández Mejías


Los baños de prisioneros del campo de exterminio.
Realizada por David Hernández Mejías


Cuchitril de castigo 1m.x1m.
Realizada por David Hernández Mejías


Visto desde fuera y desde otro tiempo.
Y sin embargo, siguen dándose barbaries y genocidios
por todo el mundo en nuestro siglo.
¿No aprendemos, olvidamos?
Realizada por David Hernández Mejías


Pero siempre habrá esperanza.
Realizada por David Hernández Mejías

5 comentarios:

  1. Los que lo hemos visto no podemos permanecer indiferentes... Escalofriantes fotos. Buenísimas.

    ResponderEliminar
  2. Cuando aprenderemos? es una pregunta que nos hacemos una y otra vez, el mundo ncesita nunca jamas olvidar estas atrocidades, estos crimenes, no volver a cometer jamas estos errores. Unas imagenes de verdad reveladoras...

    ResponderEliminar
  3. Mañana david se cumplen 70 años de esta terrible guerra y sabes que a pesar de los años, los cuervos siguen revoloteando alrededor de las cenizas de los muertos petrificadas por el tiempo, increible, gracias por no olvidar y por tan buen post, abrazos de luz ,amor y paz desde israel, para toda la humanidad.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante visita ¿eh? Yo estuve también en Auschwitz y Birkenau. Sale uno muy tocado de ahí pero pienso que todo el mundo debería verlo para que no se vuelvan a cometer los mismos errores.

    Gracias por tu visita a mi blog! Un Saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Auschwitz y Birkenau deben ser aún más impresionantes todavía, por lo que hemos leído y visto de ellos, películas, documentales... porque en esos campos se cometieron las mayores barbaries, porque conocí a un par de personas que tuvieron a familiares que estuvieron presos y murieron allí.
    Estuve en este campo de concentración varias horas con varias amigas, al terminar nos encontrabamos fatal, a pesar de haber pasado tantos años se sentía de verdad y de forma intensa el dolor y el sufrimiento que se vivió allí, incluso se podía oler el miedo y la angustia que pasaron las personas allí encerradas. Sólo fueron unas horas que nos descargaron de energía y nos provocaron ganas de llorar.
    Gracias Helen y gracias Mamen. Gracias Angus y gracias Bingo.

    ResponderEliminar