martes, 18 de agosto de 2009

BABOSAS HAY EN TODAS PARTES

Fotografía realizada por David Hernández Mejías

No, no es una metáfora, mi entrada de hoy para romper el "rigor mortis" de los calores del verano que nos pueden además subir la mala leche por no dejarnos dormir con la calorina que nos está cayendo estas noches, va dedicada a las babosas, esos moluscos nada agraciados llamados también limacos en algunos lugares.

Y es que hace unos días por Asturias me encontré con unas negras como el carbón y me di cuenta de la enorme injusticia que se realizó en la Creación con ellas y es que joder, yo creo que es de los bichos más asquerosos que existen, se arrastra por el suelo soltando moco porque si no no puede desplazarse, no se puede decir precisamente que tenga unos bellos ojos (aunque si mirada larga), además las llamamos babosas, que el nombre tampoco es que las favorezca aunque las vaya al pelo, pelo por cierto que tampoco tienen, aunque éstas que yo vi en concreto tenían doble textura (lisa y rugosa), más de 20 centímetros y por si fuera poco un agujero en el lado derecho cerca de la cabeza que es una especie de pulmón por donde respiran (para que encima se te meta una hormiga en el pulmón para hacerte cosquillas y sin tener manos para sacártela o darte entre los hombros para toser y expulsarla).
También las atraen las plantas en descomposición que es uno de sus alimentos que comen con ¡dos mandíbulas con dientecillos y lengua dentada! y para colmo son hermafroditas, con lo cual ni siquiera tienen que atraerse unas a otras para copular (aunque también habría que tener estómago para hacérselo con otra babosa... y unos genitales blindados porque eso de que tenga la lengua dentada...para el sexo oral malamente).
Por lo menos, digo yo que no servirá de comida a los depredadores (nunca he oído de nada ni nadie que coma babosas). ¡Qué triste ser babosa!

Por eso, al verlas tan desamparadas y arrastradas y encima no tener maldad con lo que les ha caído encima, lo pensé, hay que clamar por la tremenda injusticia que hizo la "madre naturaleza" con ellas y sin sindicatos ni asociaciones que defiendan su dignidad (todo se andará, que con la crisis todo es posible, aunque si tuvieran derecho a voto ya les estarían prometiendo los partidos políticos
el cambio de denominación en los diccionarios y enciclopedias, ayudas para adquirir tapones de corcho para sus neumoestomas y ya de paso incentivar a la industria del corcho y ayudas para hacerse la cirugía estética o el cambio de sexo por la Seguridad Social).

De todos modos ya hablaremos en próximas entradas de babosas y babosos humanos si se da el caso, que de eso en este mundo también hay.

¡Ay qué mundo!

3 comentarios:

  1. Me parece genial la forma en que escribes, muy entretenida, te lleva de principio a fin por el texto! Saludos desde Costa Rica! = )

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por tu blog, si quieres puedes apuntarte al directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

    Creo que no hay muchos blogs de las características y temática del tuyo en este directorio, me gustaría mucho que participaras.


    Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Bingo.
    ¡JUSTICIA PARA LAS BABOSAS YA!... y para los babosos una patada en el tapón.

    Un besazo

    ResponderEliminar